Un Bustillo Colombiano Regente de España


 

From: Maria C. Bustillo
Date: 16-ago-2006 23:44
Subject: Algo mas sobre nosotros.
To: Grupo Bustillo en Yahoo

Saludos a todos,
Les transcribo un artículo de nuestro escritor (colombiano) y humorista Daniel Samper Pizano.  No sé qué tan meticulosa es su investigación ni cuánto es humor.  Encuentro que las fechas y la edad del señor están mal calculadas.
 

DON PEDRO DE AGAR Y BUSTILLO

 

Todos sabemos que muchos españoles fueron reyes de casi todos los países de América, empezando por Isabel la Católica y terminando por Fernando VII.   Para no ir muy lejos, hay que decir que el grito de independencia de algunos de éstos países, que se escuchó en el primer decenio del siglo XIX, tenía por objeto protestas contra los franceses y no contra los españoles.   Así fue la reivindicación que panteaban los sublevados de Santafé de Bogotá el 20 de julio de 1810, cuyo propósito principal exigía el retorno de Fernado al trono de España.

 

Lo que pocos saben es que un colombiano fue rey de España.  Y lo hizo con tanto éxito , que resultó reelegido. 

 

Pedro Antonio Juán Gervasio de Agar y Bustillo nació en Bogotá el 19 de junio de 1763.  Si uno examina la partida de bautismo, notará que no se trataba de un bebé cualquiera .   Para empezar, recibió óleos y aguas en la Catedral , lo cual implicaba cierta prosapia.  Y, en segundo lugar, el haber sido bautizado el mismo día de su nacimiento sugiere que el padre tenía palancas.   Cómo no habría de tenerlas , si era el ilustre chapetón don Benito de Agar, caballero de la Orden de Santiago, que en 1771 sería alcalde ordinario de la ciudad. 

 

El chino Pedrito creció y se educó en Bogotá, y probablemente hablaba español sin cecear las zetas y las cées.  A los 16 años su padre lo envió a España , y en mayo de 1780 sentó plaza como guardia marina en Cádiz.   Como tal, tuvo que enfrentar muy pronto a los ingleses, que ya desde entonces tenían la pésima idea de que Andalucía era suya.  Su valor en los combates navales de Gibraltar  hizo que fuese ascendido a capitán de fragata y llegara a ser maestro de la Academia Naval del Ferrol y director de la Academia de Guardia-marinas.

 

El 28 de octubre de 1810 las Cortes Generales del reino decidieron nombrar un Consejo de Regencia de España e Indias, y optaron por tres ciudadanos por encima de toda sospecha. Ellos fueron el General Joaquín Blacke, don Gabriel Fisgar y De Agar.  A los 47 años, don Pedro era hombre de temperamento suave—cachaco, al fin y al cabo--, determinación férrea y elevado prestigio. Al escogerlo, las Cortes sabían que iba a ser el hombre más importante del reino, ya que el general Blacke tendría que marcharse para la guerra y el pobre don Gabriel se hallaba bastante impedido por la gota.   Así fue:  durante un difícil año y medio, el bogotano don Pedro de Agar y Bustillo fue uno de los personajes fundamentales de la vida española. 

 

De Agar  desempeñó la presidencia del Consejo desde octubre de 1810 hasta el 22 de enero de 1812.   Durante su regencia tuvo que enfrentar no sólo a los vecinos, que ya eran peste invasora, sino además una feroz epidemia de fiebre amarilla.  Pero lo hizo bien.  Tan bien, que el 7 de marzo de 1813 fue elegido de nuevo para el Consejo de Regencia.   Esta vez sus compañeros fueron don Luis de Borbón, cardenal de Santa María de Scala, y de nuevo, el respetado, restable y gotoso don Gabriel de Císcar.

 

Para corroborar su condición de rey—ó seudorrey, si lo prefieren los historiadores—Agar viajó con sus dos colegas a Madrid el 19 de diciembre.  Fueron recibidos con grandes vítores y vivas y rumbas y se instalaron en el Palacio Real. Desde allí gobernaron a España durante cinco meses.  

 

Pero volvió Fernando VII, ese pésimo rey de pésimo talante, y, en vez de reconocer los servicios patrióticos que había prestado el Consejo, encarceló a sus miembros y mas tarde desterró a don Pedro a Santiago de Compostela.   En 1820, tras una amnistía, volvió a destacarse el bogotano.  Retornó a Madrid, fue miembro de la junta provisional de gobierno, y meses mas tarde llegó a ser capitán general del ejército en Galicia.   En 1821 lo llamaron de nuevo desde la capital del reino para ocupar un plaza en el Consejo de Estado.  Tan alto cargo ejercía cuando lo sorprendió la muerte el 2 de octubre de 1822, a los 59 años de edad.  Así lo cuenta Camilo Pardo Umaña en una de sus deliciosas crónicas.

 

Poco sabemos de la vida personal de don Pedro, salvo que era un tipo afable e inteligente.  El historiador madrileño Mesonero Romanos dice que, "se distinguía por una muy pronunciada cojera que hacía indecisa su marcha".   Y el venezolano Felipe Larrazábal lo describe como "de índole muy dulce".  A pesar de tanta dulzura, se ignora si tuvo descendencia. 

 

Lo triste es que ahora está tan olvidado en la península como en Colombia, y eso que sólo tres colombianos han sido reyes en España:  Lucho Herrera, en las rutas   de bicicleta; César Rincón, en los ruedos; y Pedro de Agar y Bustillo en el mismísimo trono.

 

Nota del webmaster: he corregido la fecha de nacimiento a 1763 para que las fechas encajen. 

 

 

El padre de Don Pedro de Agar y Bustillo, Don Benito de Agar y Leis, nacio en la Casa de Trillo que data de 1558. Hoy en día está habilitada como Casa Rural (Hotel) con seis habitaciones, por si alguno queréis dormir en un sitio tan histórico. Está situada en Galicia (España) en la Costa da Morte.

 

Don Pedro es entre otras cosas, bisabuelo de la Condesa de Fenosa, una de las 25 personas más influyentes en la Galicia de Hoy.